El 14 de junio Alba Molina dio por finalizada su trilogía homenaje a sus padres, Lole y Manuel con un directo grabado durante su concierto en el Teatro Lope de Vega de Sevilla.

Estrella Morente y Alejandro Sanz han sido dos de los artistas que la han acompañado en el anterior disco y ahora, para cerrar la trilogía, vuelve a contar con Joselito Acedo. Juntos desgranan en su CD + DVD el queridísimo repertorio de los míticos cantantes que ha ido acompañando a Alba durante toda su vida personal, y en los últimos años de su carrera profesional.

«Cuando pienso en mi familia, en mi infancia, en todos mis recuerdos… me siento muy afortunada».

Alba Molina

«Los días y las noches escuchando a mis padres y a mi abuela, en los ensayos, en los estudios de grabación, viendo como las canciones crecían igual que las flores… y como no podía ser de otra manera iban formando, desde que nací,  la banda sonora de mi vida», cuenta una emocionada Alba Molina al recordar estos iconos (mal reconocidos) de la vanguardia en España.

En este último disco se suman tres novedades al repertorio de Alba Molina: “Que nadie vaya a llorar” abriendo el disco, un tema genial en su acercamiento a la muerte: contundente y valiente, “La Mariposa” un mítico de la pareja en este caso con la colaboración de la propia Lole, y el tema inédito “Para mí”.

«Cuando Joselito y yo decidimos empezar con este homenaje a mis padres, las canciones fluyeron de forma natural y espontánea, desde lo más profundo de mi corazón», cuenta la artista.

Han pasado dieciséis años desde que lanzara el primero en solitario de su carrera, y ahora Alba, hace balance: «Hace ya casi 5 años de aquello, hemos grabado dos discos y hemos hecho preciosos conciertos de un carácter íntimo, profundo y genuino por toda España, hemos visitado ciudades como París, Arles, Viena, New York, Londres, Praga, Moscú…». Da por finalizado un ciclo, seguro que para el siguiente la cantante encuentra la forma de seguir sorprendiendo.